Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Basha se ha mudadoooo
Vie Oct 23, 2009 3:09 pm por Anyuly

» [J-Actor] Yamashita Tomohisa
Dom Jul 12, 2009 5:43 am por flor

» !!! holaa soy flor !!!
Dom Jul 12, 2009 5:26 am por flor

» entren y miren Mu Latino
Sáb Jun 27, 2009 3:35 am por xXGROXx

» [K-Actor] Lee Min Ho
Sáb Jun 20, 2009 6:00 am por cris_n_n

» Wait for the Summer...
Sáb Jun 20, 2009 3:10 am por cris_n_n

» [J-movie] Nana 2
Sáb Jun 20, 2009 3:04 am por cris_n_n

» [J-Movie] Nana
Sáb Jun 20, 2009 3:04 am por cris_n_n

» [K-Movie] Temptation of Wolves
Sáb Jun 20, 2009 3:04 am por cris_n_n


[ One-Shot ] Casualidades

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[ One-Shot ] Casualidades

Mensaje por Anyuly el Mar Oct 28, 2008 9:49 pm

Una de mis primeras historias cortas,
Os gusta?^^

Casualidades

El verano ya se notaba en el ambiente, las clases habían acabado y ya solo unos pocos quedaban por el instituto para solucionar los últimos detalles sobre la matricula para el curso siguiente.
Una de esas personas era Anna que había ido a entregar su matricula, después de haber ido a comprar unas cuantas cosas que le había encargado su madre.
Bien esta todo bien, te veo después del verano-le dijo la señora de secretaría que era muy simpática.
Esta bien, pero antes me voy a pasar por la clase que me olvidé un cuaderno- dijo antes de irse.
Cuando entró en la clase no estaba vacía sino que había un chico que según recordaba estaba en su clase y como imaginaba ni la saludó, empezó a rebuscar por las distintas mesas pero no los encontraba, cuando se estaba empezando a desesperar notó como el suelo temblaba y a partir de ahí no consiguió reaccionar...todo comenzó a moverse...
¡¡¡CUIDADO!!!- gritó aquél chico haciendo que ella se volviera pero se quedó quieta sin saber muy bien que pasaba, notó como tiraban de ella y cuando se dio cuenta estaba debajo de la mesa de los profesores junto a ese chico que le estaba diciendo algo que no escuchaba, era todo muy extraño.
Tras mas de una hora el suelo dejó de temblar y abrió los ojos para ver en la situación en la que se encontraba.
Tranquila, puedes salir, parece seguro, dentro de lo que cabe- le dijo el chico, aun estaba sorprendida, sin saber que había pasado.
Qué..¿que ha pasado?- le preguntó tras salir de debajo la mesa y ver como había quedado todo.
Parece ser que ha habido un terremoto- le explicó- ahí!- se quejó sujetándose el brazo.
¿Qué te pasa?- se acercó a él asustada.
No es nada, solo que al tirar de ti pues me cayó algo encima y me duele un poco.
¿Qué?- dijo preocupada- déjame ver.
No, no es necesario- intentó resistirse él pero ella ya le tenía el brazo cogido.
Parece que te lo has roto, espera- cogió la camisa de mangas largas que llevaba encima de una de mangas cortas y la corto para ponérsela poner en el brazo y alrededor del cuello para inmovilizárselo- así al menos ya no se te moverá.
Gracias, por cierto, ¿cómo te llamas?- le preguntó.
Anna..tu..Ian,¿no?
Si, ¿como lo sabes?- le preguntó sorprendido.
Estamos en la misma clase- él la miró sin creérselo- tranquilo, poca gente repara en mí.
Cada uno se sentó en una esquina de la habitación esperando a ver si alguien se daba cuenta de que estaban allí ya que la puerta estaba bloqueada. Tras un largo silencio incomodo Ian se levanto e intentó abrir la puerta pero sin éxito.
Imposible-dijo tras muchos intentos, ella ni siquiera le miró.
No podía creer que sus vacaciones fueran a comenzar así, estaba deseando que se acabaran las clases aunque no sabía muy bien porqué, quizás era para alejarse de esas personas que nunca le hablaban, que nunca se daban cuenta que estaba allí, ¿pero que conseguiría en las vacaciones? ,seguiría sola aunque no tendría la sensación de ser ignorada, simplemente no había nadie que al verla quitara la mirada.
Miró hacía ese chico que intentaba buscar una salida sin éxito, él tampoco había sabido quien era, era normal, era un chico muy popular que solo reparaba en sí mismo y en quien se le acercaba.
¿Qué te parece si hablamos?- le dijo mirándola- así pasaremos mejor el tiempo y como casi no nos conocemos tendremos mucho de que hablar- ella lo miró algo indiferente, era reacia a ese tipo de “amistad” por necesidad.
Esto..empezaré yo-dijo al ver que seguía callada- me llamo Ian, aunque eso ya lo sabes, a ver tengo 17 años, mi cumpleaños es el 19 de Enero, de pequeño esto me daba mucha rabia porque tenía los regalos de navidad muy cerca por eso mis padres siempre me llevaban a algún sitio divertido- siguió viendo que Anna lo miraba interesada- tengo dos hermanas mayores, Mia y July, Mia aun sigue viviendo en casa pero July se acaba de casar aunque ya esta embarazada así que sobre Diciembre seré tío por primera vez, ¿y tu?
¿Yo?- le preguntó ella y él asintió con la cabeza-pues me llamo Anna y tengo 16 años, cumplo los 17 el 5 de Agosto por eso siempre acababa celebrándolo sola de pequeña ya que todos los niños estaban de vacaciones y no los veía pero estaba muy bien con mis padres aunque no tengo hermanos-le contó con algo ya mas de tranquilidad.
¿Y no te gustaría tener hermanos? La verdad es que son algo pesadas y a veces mandones, sobretodo mis hermanas, pero siempre es bueno tener a alguien.
Si, la verdad es que siempre quise tener hermanos pero no les podía pedir a mis padres que me dieran un hermano, además les decía que no quería hermanos y se quedaban mas tranquilos- le explicó recordando cuando era pequeña.
¿Y tienes alguna mascota?
Si, un gatito- sonrió al acordarse de él.
¿Cómo se llama?- le preguntó.
Peky, y es negro con los ojos azules, es muy bonito y cariñoso- se calló de repente dándose cuenta de que se estaba entusiasmado, nunca le había pasado eso con nadie.
Pues yo tengo dos perros, aunque seguro que no se llevarían muy bien con tu gato- se rió él.
Empezaron a contarse muchas cosas él uno del otro, poco a poco empezaron a estar mas cómodos y a tener mas confianza. Era extraño pensar que hacía pocas horas eran dos completos desconocidos y ahora estaban hablando como si se conocieran de toda la vida.
Tengo hambre- se quejó él.
Mmm a ver- dijo ella rebuscando- creo que tengo algo por aquí- él la miró interesado como buscaba- si! Ten^^- le ofreció una barrita de cereales con chocolate y para ella se cogió otra.
¿Y como es que tienes esto?-le preguntó dándole un mordisco.
Me las encargó mi madre que le encantan, hay mas si quieres- le ofreció cogiendo otra.
Si por favor- le respondió estirando los brazos y las manos para que le diera otra.
Las horas pasaban y ellos seguían allí sentados hablando de vez en cuando, en silencio también, era una sensación demasiado rara para los dos, nunca habían estado en una situación así con alguien como el otro.
¡¡Ahh!!- gritó Anna de repente haciendo dar un respingo a Ian.
¿Que pasa?- le preguntó asustado.
Mi móvil, olvidé que lo había traído.
¿Tienes aquí el móvil?- le preguntó esperanzado.
Si, aquí está- lo sacó del bolso e intento llamar- pero..no tiene cobertura.
Me imaginaba algo así, el techo esta casi desplomado, no llegara fuera la señal- le explicó desanimado.
¿Y si intentamos mandar un mensaje?- Ian puso cara de “¿Y eso como lo hacemos sin cobertura?”- si llegáramos a la ventana lo sacaríamos fuera y puede que se envíe,¿no?
Si, puede ser.
Pero..¿como llegamos a la ventana?- preguntó mirando hacía arriba, estaba demasiado alta.
Fácil, ven aquí- le pidió- súbete encima de mis hombros.
¡¿Que?¡,pero si tienes el brazo roto- le dijo negándose por completo.
Mi brazo no importa, lo importante es que salgamos de aquí y esa es la única forma de que sepan que aquí había alguien porque se suponía que no había nadie,¿no?- le preguntó intentado convencerla.
Pero yo le dije a la señora de secretaría que venía y...
Esa mujer esta muy mayor ya y se le olvida todo, seguro que piensa que no había nadie, venga sabes que no tenemos otra salida.
Tras unos segundos se lo pensó mejor y vio que no tenían otra alternativa así que acercó una silla para poder subirse sobre él, nunca había estado así con nadie y sentía mucha vergüenza.
Siento si peso mucho- le dijo una vez subida y acercándose a la ventana.
No te preocupes, no pesas, ¿llegas?
Casi, acercarte un poco mas por favor- le pidió mientras alargaba el brazo donde tenía el móvil esperando el momento donde sacara el móvil por la ventana para apretar el botón de enviar.
Estaban tambaleándose, les faltaba poco para conseguirlo, solo un poco mas y lo tendrían, alargó el brazo mas y más hasta que consiguió sacar el móvil aunque se cortó con los cristales, pero no le importó el dolor, lo importante era darle a enviar, haciendo un gran esfuerzo lo consiguió pero perdió el equilibrio e Ian como pudo la sujeto con el brazo que le tenía bien haciendo que quedaran muy cerca.
¿Lo has conseguido?- le preguntó.
Si...si-le contestó roja por la proximidad entre los dos aunque él lo empeoró al abrazarla de lo contento que estaba, pero al soltarla se dio cuenta que él no había sentido nada, ella era la nunca tonta que se sentía feliz por un abrazo, la única que se sentía especial al ser abrazada.
Ahora solo nos queda esperar-dijo él volviéndose a sentar.
Otra hora mas pasó y ninguno de los dos había vuelto a decir nada más, la situación se había vuelto incomoda.
¿Por qué siempre estas sola?- le preguntó Ian haciéndole dar un respingo- quiero decir que nunca te he visto con nadie y no sueles hablar con la gente de clase así que...
¿Por qué siempre iba sola? Esa misma pregunta siempre se la había hecho a si misma y nunca había encontrado una respuesta, era duro que alguien te preguntara eso pero mas duro era no tener una respuesta que darle.
Pues la verdad es que no lo se, siempre he sido muy tímida y distinta de las demás, nunca nadie se ha fijado en mí..si es verdad que he tenido algunas amigas pero siempre acabamos tomando caminos diferentes, crecíamos de formas distintas, supongo que aun no he encontrado a nadie como yo y no se si lo encontraré- le confesó, nunca se lo había contado y se sentía extraña, aquél extraño que tenía delante suya ya no era tan extraño, le infundía una calidez que nunca había sentido pero quizás era que nunca nadie había querido hablar con ella así y eso tan mínimo la atraía a que esos momentos jamás acabaran.
Pero tu eres muy simpática, además de amable y considerada, no entiendo como es que la gente no te aprecia- Ian parecía molesto con la situación.
Bueno tu nunca te fijaste en mí y si no nos hubiera pasado esto si siquiera sabrías mi nombre- él miró hacía el suelo sintiéndose culpable- pero no te preocupes, ya estoy acostumbrada.
Pues eso va a cambiar, a partir de ahora seremos amigos- él se levantó y se sentó a su lado sonriéndole, ella le devolvió la sonrisa aunque no confiaba en sus palabras.
Empieza a refrescar- dijo Ian, ya se había hecho de noche y nadie había ido por ellos, estaban a oscuras, lo único que los iluminaba era la tenue luz de la luna.
Espera un momento- Anna se levantó y se puso a buscar algo- mira, me pidió mi madre que lo comprara- le enseñó una colcha de verano que cogió y que la echó sobre los dos una vez sentada de nuevo.
Oye, ¿no tendrás por ahí un bombero que nos saqué de aquí verdad?- le preguntó y ella lo miró confusa- no, te lo digo porque sacas de todo.
Bueno supongo que mi madre debe de tener un sexto sentido que le dijo que hoy necesitaba estas cosas o también puede ser que en el supermercado tuvieran rebajas, quien sabe.
Jeje, también eres divertida- le dijo él haciéndola sonrojar un poco.
Ya no hablaron más, se dedicaron a descansar un poco aunque no podían conciliar el sueño en esa situación, a Ian cada vez más le molestaba el brazo pero no se quejaba para no preocuparla.
Ian..¿ Qué es de lo que mas te arrepientes?- le preguntó Anna.
¿Cómo?
Que de que te arrepientes de no haber hecho.
Hablas como si no fueras a salir de aquí- ella lo miró con una mirada significativa, tenía miedo, miedo de morir allí- supongo que me hubiera gustado montar mi propio negocio y formar una familia, se que suena tonto pero me hubiera gustado dejar todo eso de ser popular para centrarme en lo que realidad quiero- le explicó Ian.
Vaya, eres mas maduro de lo que parecías-le dijo ella con una sonrisa cómplice.
Y tu, ¿De que te arrepientes?
Pues...de no haber besado a nadie, pero más bien por el hecho de que nadie ha querido besarme, de que nadie me ha querido hasta el punto de querer besarme, ¿entiendes?
Creo que sí, tu le das mucha importancia a esas cosas- le dijo él- la verdad es que me siento un poco mal, yo he estado con varias chicas pero no sentía mucho por ellas, eran guapas y ya esta..me hubiera gustado conocer a alguien mas profundo.
Si...-el silencio se hizo de nuevo entre ellos.
Pero eso podemos solucionarlo- él la miró y se fue acercando poco a poco a ella.
Espera..no quiero lastima de nadie- ella retiro la cara ofendida.
No es lástima, de verdad quiero hacerlo, quiero besarte- la tomó de la cara con el brazo que tenía bien y mientras le acariciaba la mejilla la besó.
De lo que de verdad me arrepiento es de no haberte conocido antes- le dijo tras haberla besado para besarla de nuevo....

Dos meses habían pasado, las vacaciones habían terminado y todos volvían al instituto ya reformado, al final se quedaron dormidos y cuando despertaron ya los habían rescatado, estuvieron en el hospital aunque Anna salió antes pero estuvo visitando a Ian hasta que le dieron el alta, ya luego no supo mas de él...
Anna entró en la clase y vio como unos hablaban con otros después de las vacaciones para contarse que habían hecho pero ella no tenía con quien hablar así que se fue hasta los asientos de delante y empezó a organizar sus cosas mientras pensaba.
Que idiota soy, ¿qué pensaba encontrarle aquí y que me recibiera con los brazos abiertos? , él y yo no volveremos a hablar por mucho que pasáramos ese día juntos, solo fue especial para mí...-pensaba tristemente, la verdad es que solo había pensado en él en todo el verano, en cuando lo volviera a ver. Se había imaginado mil situaciones que podrían pasar pero sabía que la triste realidad llegaría.
¿Esta libre este asiento?- Anna miró a quien le había preguntado y se sorprendió mucho.
¡Ian!, ¿cómo estas? ,cuando te fuiste del hospital no supe mas de ti y no..- estaba muy nerviosa y no sabia bien lo que decía.
Lo siento mucho, es que me fui con mis padres y mi hermana a la sierra, querían que me despejara después de aquello- le explicó- quería haberte llamado pero no te pedí el numero, si ya lo se soy un imbecil.
¿De verdad?- le preguntó ilusionada.
Bueno un poco imbecil si que soy pero...
Eso no , lo que querías llamarme- le preguntó impaciente.
Claro que sí, ya que te he conocido no quería dejarte escapar- le cogió de la cintura y la besó delante de todos dejándolos muy sorprendidos.
El asiento..esta libre- le dijo ella recuperándose de la impresión.
Ya no- Ian se sentó a su lado y nunca mas se separaron.

_________________
avatar
Anyuly
Admin

Cantidad de envíos : 28
Edad : 28
Fecha de inscripción : 18/07/2008

Ver perfil de usuario http://basha.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.